Desde su llegada en 2015, el grupo Kruk ha invertido más de 250 millones de euros en España y hoy emplea a 300 personas

Kruk nació en Breslavia (Polonia) en 1998 como una editorial de libros jurídicos. Debido a su especialización, las compañías comenzaron a contactar a sus fundadores en busca de asesoramiento para tratar con clientes que no pagaban sus cuotas. Fue de esta forma como Kruk se fue convirtiendo en una empresa de gestión de deudas, que hoy está presente en muchos países europeos. Uno de aquellos fundadores, Piotr Krupa, está desde 1998 al frente del consejo de administración.

 

Han pasado más de veinte años y hoy el grupo Kruk sigue ofreciendo soluciones asequibles para que los clientes puedan hacerse cargo de sus deudas. Su estrategia básica consiste en negociar junto con los clientes endeudados las fechas y condiciones convenientes de pago, teniendo en cuenta la situación económica actual de cada uno. Esta solución permite la organización de los plazos de pago de la deuda en cuantías adaptadas a la capacidad de cada persona.

 

En todo este tiempo, aquella pequeña empresa con apenas una docena de empleados se ha convertido en un grupo internacional, con un equipo humano que supera los 3.000 empleados. De ellos, en España trabajan 300 personas, como nos cuenta Alina Giurgea, directora general de Kruk España.

 

 

Llegaron a España en 2015. ¿Qué ha supuesto para Kruk esta expansión?

Estamos muy contentos con la evolución de la compañía en España. Actualmente somos líderes de mercado en países como Rumanía y Polonia. España, desde nuestra entrada en 2015, es un mercado estratégico para Kruk a nivel global. Además, en los últimos años hemos visto cómo el mercado de compraventa de carteras de deuda unsecured, impulsado por la confianza de los inversores y la solidez del mercado español, se ha afianzado en España, y estamos seguros de que este volumen de operaciones se mantendrá estable en los próximos años.

 

¿Qué tipo de carteras están adquiriendo en nuestro país?

En estos años hemos adquirido carteras de entidades financieras muy relevantes como Bankia, Carrefour Financial Services, BNP y Unicaja, entre otras.

 

¿Cómo ha evolucionado la compañía en España desde 2015?

En Kruk España apostamos por la tecnología y la innovación, y tenemos como objetivo ofrecer las mejores soluciones a nuestros clientes y business partners. Estamos muy contentos con la evolución de la compañía en España. En cuanto al negocio, podemos hablar de más un millón de casos y más de 5.000 millones de euros bajo gestión actualmente.

 

¿Qué inversión ha hecho la empresa en España?

Arrancamos en 2015 con apenas una decena de empleados, y actualmente estamos empleando a más de 300 personas. Apostamos por un equilibrio entre el crecimiento endógeno y exógeno. Con mucho esfuerzo hemos llegado a ser una empresa de referencia en el sector, y hemos invertido, hasta la fecha, más de 250 millones de euros desde nuestra entrada en el mercado español. Mantenemos una estrategia de inversión selectiva que nos permitirá seguir creciendo y consolidando nuestra posición de liderazgo en el sector.

 

     

 

¿Qué papel tiene nuestro país en su estrategia?

España es un país estratégico para Kruk a nivel global, es un mercado consolidado, altamente profesionalizado y que reúne todas las condiciones necesarias para invertir. Para el Grupo Kruk, España es un mercado joven que, junto con Italia, representa un alto potencial de crecimiento en los próximos años.

 

¿Con qué perfil de clientes trabajan?

Nosotros a todas las personas con una deuda pendiente las llamamos clientes. No nos gusta la palabra deudores. La verdad es que no hay un perfil concreto de cliente, ya que cada situación es completamente diferente de persona a persona. Sí podemos ver que los créditos al consumo suelen convertirse en las primeras deudas.

 

¿Qué proyectos tienen ahora en marcha?

Nos encontramos en una fase de crecimiento, centrándonos en inversiones que garanticen un desarrollo constante de nuestro negocio. Para ello nos apoyamos en dos pilares: la excelencia operativa y la automatización de procesos. Adicionalmente, nuestra cultura corporativa y nuestros valores nos permiten diferenciarnos de la competencia y seguir construyendo un modelo de éxito que ya hemos implantado en varios países de la Unión Europea. Nuestra estrategia nos diferencia de la competencia. Y ha demostrado su éxito y un sólido desempeño en los países en los que estamos presentes. Además, consideramos que el éxito de nuestros clientes en el pago de su deuda es nuestro éxito.

 

Fotos: Kruk