España destaca mundialmente por su potente red de infraestructuras aéreas, terrestres, ferroviarias y marítimas y por la calidad de los servicios de las mismas. Una estructura que favorece el desarrollo y crecimiento de la logística y el transporte de la economía española.

●   El sector representa el 7,9% del PIB español. Una cifra que se eleva al 10% si se añaden las actividades de carácter logístico que llevan a cabo empresas industriales, comerciales y de servicios.

●   La cifra de negocio anual del sector alcanza los 111.000 millones de euros.

●   El sector genera casi un millón de puestos de trabajo.

●   Existe una alta concentración empresarial con alrededor de 197.000 compañías vinculadas al sector. 

España se encuentra en una posición privilegiada en el Sur de Europa donde confluyen las principales rutas de tráfico de mercancías. La ampliación de la Unión Europea (UE) hacia el Este favorece la posición estratégica de España con respecto a los flujos comerciales y los centros de redistribución del comercio exterior de la UE y el resto del mundo.

Conectividad que impulsa el desarrollo de la Red Transeuropea de Transporte (TEN-T) que en España comprende dos de los nueve corredores europeos multimodales considerados como prioritarios por la Unión Europa: Corredor Atlántico y Corredor Mediterráneo. Arterias principales dónde se concentran los principales flujos de mercancías y personas.