Situación de las energías renovables en España

España se ha propuesto alcanzar la descarbonización de su modelo energético en 2050. Este reto supone avanzar en energías alternativas y una oportunidad de generación de empleo y crecimiento económico.

La Ley de Cambio Climático y Transición Energética establece este horizonte en dos fases.

1ª fase / 2030

  • Reducir como mínimo un 20% las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) respecto a las cifras 1990.
  • Generar al menos el 74% de electricidad con energías renovables.
  • Asegurar el 35% del consumo final de energía procedente de fuentes alternativas.
  • Mejorar la eficiencia energética en un 35%.

2ª fase / 2050

  • Alcanzar el 100% de energías renovables.
  • Reducir la emisión de gases de efecto invernadero en un 90%, en base a la Agenda 2030 y el Acuerdo de París contra el Cambio Climático.

Para conseguir estos objetivos, se han planificado incrementos de capacidad de generación renovable (energía eólica y energía fotovoltaica) de al menos 3 GW/año en las próximas décadas.

Además de impulsar las energías renovables, España se propone también limitar la concesión de nuevas licencias para actividades de explotación y fracking  y liderar una transición justa para las regiones que dependen de la industria del carbón.

El 2019 se generaron en España 97.888 GWh de energía renovable (37,5% de la generación total anual). En el 1er semestre 2020 esta proporción aumentó hasta el 40%.

El último índice RECAI (EY) que mide el atractivo de un país para la inversión y el desarrollo de proyectos para las renovables sitúa a España en el puesto nº 10 del mundo.

Todas estas circunstancias hacen de España un excelente destino para la inversión en energías renovables.