Becton Dickinson abrirá una fábrica de jeringuillas en Zaragoza

img-becton.png

El ayuntamiento licitará el suelo para una inversión de 165 millones de euros y 600 empleos

La multinacional estadounidense Becton Dickinson construirá una nueva fábrica de jeringuillas en Zaragoza, según ha adelantado el ayuntamiento de la capital aragonesa, que anuncia una inversión de 165 millones de euros y la creación de 600 puestos de trabajo.

La compañía, especializada en material sanitario, inició en 2020 un proyecto para incrementar su producción en la planta que tiene en Fraga (Huesca). El plan, denominado “nueva línea de jeringas para la administración de vacunas frente al COVID‐19”, cuenta con la ayuda del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) del Ministerio de Industria, Economía y Competitividad, y está cofinanciado por los fondos FEDER de la Unión Europea a través del programa operativo de crecimiento inteligente (2014‐2020).

Necesidades de vacunación
La puesta en marcha de ese proyecto fue iniciativa del propio personal de I+D de la planta oscense, impulsado por la necesidad de incrementar la producción de jeringuillas para poder cubrir las necesidades de vacunación frente al COVID‐19.

Ahora, siempre según el ayuntamiento de Zaragoza, la compañía estadounidense instalará en el polígono industrial Empresarium la que será su cuarta fábrica en España. Además de Fraga, la multinacional tiene otras dos plantas, en San Agustín de Guadalix (Madrid) y en Almaraz (Cáceres). Entre las tres producen 10.000 millones de dispositivos sanitarios al año y tienen más de 1.500 empleados.

La cuarta planta, en cifras
El ayuntamiento de Zaragoza ha anunciado que licitará en un único lote un total de ocho parcelas municipales en el polígono Empresarium, con un precio de salida de 3,1 millones de euros. De esta forma, quiere dar respuesta al interés mostrado por Becton Dickinson para construir su nueva planta de producción en la ciudad. Los terrenos suman 102.421 metros cuadrados de superficie y tienen una edificabilidad de 87.058 metros cuadrados.

La nueva planta, que producirá material sanitario para el mercado europeo, comenzará a dar servicio en 2023. En una primera fase, previsiblemente, contratará a unas 150 personas y ocupará una superficie de 8.000 metros cuadrados. Para 2030, según indican las previsiones de la compañía anunciadas por el consistorio zaragozano, la superficie se ampliará hasta los 30.000 metros cuadrados y la plantilla alcanzará los 600 empleados. La inversión total prevista es de 165 millones de euros.